Los castrati, desmontando mitos y descubriendo misterios

Never_mind_the_bollocks

Siempre que mis profesores de música en el colegio nos hablaban de los castrati, veía la misma reacción sucederse en toda mi clase: un montón de niños poniendo cara de horror. Como en las barreras de fútbol, la mayoría también se llevaba las manos a la zona obvia. Los típicos machotes dejaban escapar risitas nerviosas y soltaban al aire su insulto favorito (“maricas”), probablemente con el objetivo de reforzar alguna seguridad que veían amenazada.

La historia de aquellos niños a los que se castraba para que mantuvieran sus dulces voces angelicales con la potencia de un adulto en la madurez continúa aún hoy siendo un misterio para muchas personas. Y sigue estando rodeado de mitos que merece la pena desmontar. ¿Empezamos?

  1. shakespeare¿Por qué se hacía? 

    El primer motivo es el más obvio: no se dejaba a las mujeres cantar ópera (de la misma manera que tampoco se las dejaba actuar en teatro, que es de lo que va “Shakespeare in Love”). Así que lo tenían que hacer hombres. Y se empezó a poner de moda el gusto por la voz aguda de hombres. Y se empezó a mover mucho dinero. Estas barbaridades no se hacen si no es porque mueven mucho dinero. Los castrati eran verdaderamente la moda de Europa. Los más famosos podían ganar fácilmente hasta cuatro veces más dinero cada mes que condes o duques. Eran tan conocidos entre las altas esferas como una estrella de rock hoy en día. Así que los papis y mamis de niños que cantaban muy bien en el coro de la iglesia local (en Italia especialmente) se planteaban si “el niño les podía sacar de pobres” y tomaban la decisión por ellos. Sí. No sólo las estrellas infantiles de Hollywood han sido sobreexplotadas por sus padres.

  2. ¿Cuándo se puso de moda? 

    Pues realmente la fiebre por las voces de hombre agudas se dio especialmente hacia finales del Barroco y se extendió hasta bien entrado el Clasicismo. Finales del siglo XVII y bien entrado el siglo XVIII. Con esta escena de la película “Farinelli” de 1994 te puedes hacer una idea de cómo debió de ser la cosa. (Si te quedan dudas, quédate tranquil@ que este actor no sufrió daño alguno, sino que la película está doblada después por una mujer contralto).

  3. ¿Dónde se hacía? 

    El principal país “productor” y “exportador” de castrati era Italia. A los papas romanos les gustaban especialmente para sus capillas.

  4. ¿Cuántos pasaron por el bisturí? 

    En el apogeo de los castrati, que duró un par de décadas (desde 1720 a 1740), se estima que unos 4.000 niños eran castrados anualmente.

  5. ¿Se les quitaba… todo? 

    NO. Un castrato no es un eunuco. A los pobres eunucos (sí, los sacerdotes por ejemplo que salen en La Momia) se les extirpaban físicamente los testículos o incluso el pene, con el objetivo de dejarles estériles, o que no fueran una amenaza en los harenes de los faraones (o cualquier otro tipo de mandamases). Por eso era una “operación” que también podía realizarse en la madurez del hombre. El objetivo principal de hacer de un niño un castrato no era privarle de las relaciones sexuales, sino mantener su voz angelical. Por eso había que hacer la operación antes de que llegara la pubertad y empezaran a subir los niveles de testosterona. Para eso, bastaba con cortar los tubos seminíferos con un bisturí, no era necesario extirpar los testículos.

  6. ¿Cómo se hacía?

    La operación, como te podrás imaginar, era bastante traumática: a los niños se les drogaba con opio y después se les sumergía en agua caliente. El resto no sé exactamente cómo funcionaba, pero imagino que te puedes hacer una idea.

  7. ¿Cuáles eran las consecuencias de la intervención?

    Aspecto físico del castrato Farinelli, uno de los más conocidos en toda Europa

    Aspecto físico del castrato Farinelli, uno de los más conocidos en toda Europa

    La consecuencia básica era la que se perseguía: se conseguía que ese niño mantuviera su tesitura de soprano o alto también en la madurez, en vez de evolucionar a las tesituras típicas de hombre adulto (tenor, barítono, bajo). Pero había más. La cirugía paraba también en seco el desarrollo de cualquier caracter sexual secundario, por eso a los castrati no les saldría nunca barba o bigote. Pero no, no se conseguían Andrej Pejics andróginos, ni tíos buenos como los que muestra la película “Farinelli”. Con los años, al no tener influencia la testosterona en el desarrollo del adolescente, se producían desajustes físicos que daban a los castrati una apariencia peculiar: tenían una cabeza más pequeña, pero tronco y tórax enormes, extremidades más largas de lo normal, y por lo general eran muy altos. Realmente, el aspecto físico de Farinelli se parecía más bien a este de la derecha.

  8. ¿Eran impotentes? 

    No tenían por qué. Todo dependía de cuándo se realizase la operación, que generalmente podía ser tan temprano como a los ocho años o tan tarde como los doce años. Los niños más pequeños sí que veían sus vidas claramente afectadas, ya que no se dejaba que altos niveles de testosterona entraran en acción en ningún momento. Por eso muchos no tenían ni tan siquiera deseo sexual en la madurez. Pero si se realizaba más tarde, sí podían tener deseo sexual y mantener relaciones sexuales como cualquier otro. Todo dependía de cuándo se “truncara” el desarrollo.

  9. ¿Queda algún documento real de cómo sonaba un castrato? 

    El último castrato (deliberadamente buscado) siguió existiendo hasta una fecha tan tardía como 1902, año en que una bula papal prohibió que más hombres fueran castrados. Su nombre era Alessandro Moreschi, y sí, nos han llegado grabaciones hasta nuestros días.  Como puedes oír, Moreschi tampoco es que fuera un castrato verdaderamente brillante. Para mi gusto de hecho tiene una forma de cantar francamente cursi.

Muchos críticos de música continúan hablando de los castrati como de “la voz perdida“. En verdad, el hecho de ser hombres castrados les daba la posibilidad de cantar con una versatilidad realmente pasmosa. Su capacidad torácica les permitía proyectar su voz con una fuerza que les hacía destacar sobre el resto de instrumentos. Y tenían una formación verdaderamente exigente. Hoy las composiciones que originalmente fueron pensadas para castrati pueden ser interpretadas por hombres falsetes (contratenores, que son capaces de impostar su voz hasta tesituras muy agudas) o por mujeres contraltos con timbres un poco masculinos. Puede que esas composiciones nunca vuelvan a sonar verdaderamente igual. Puede que en algún tiempo, los castrati hicieran auténticas proezas. Pero a qué precio.

Anuncios

7 pensamientos en “Los castrati, desmontando mitos y descubriendo misterios

  1. .Eva, muy interesante! Yo tengo que hacer un trabajo para música y elegí los castratis, gracias por toda la información, me servirá mucho en el trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s