Los castrati, desmontando mitos y descubriendo misterios

Never_mind_the_bollocks

Siempre que mis profesores de música en el colegio nos hablaban de los castrati, veía la misma reacción sucederse en toda mi clase: un montón de niños poniendo cara de horror. Como en las barreras de fútbol, la mayoría también se llevaba las manos a la zona obvia. Los típicos machotes dejaban escapar risitas nerviosas y soltaban al aire su insulto favorito (“maricas”), probablemente con el objetivo de reforzar alguna seguridad que veían amenazada.

La historia de aquellos niños a los que se castraba para que mantuvieran sus dulces voces angelicales con la potencia de un adulto en la madurez continúa aún hoy siendo un misterio para muchas personas. Y sigue estando rodeado de mitos que merece la pena desmontar. ¿Empezamos?

  1. shakespeare¿Por qué se hacía? 

    El primer motivo es el más obvio: no se dejaba a las mujeres cantar ópera (de la misma manera que tampoco se las dejaba actuar en teatro, que es de lo que va “Shakespeare in Love”). Así que lo tenían que hacer hombres. Y se empezó a poner de moda el gusto por la voz aguda de hombres. Y se empezó a mover mucho dinero. Estas barbaridades no se hacen si no es porque mueven mucho dinero. Los castrati eran verdaderamente la moda de Europa. Los más famosos podían ganar fácilmente hasta cuatro veces más dinero cada mes que condes o duques. Eran tan conocidos entre las altas esferas como una estrella de rock hoy en día. Así que los papis y mamis de niños que cantaban muy bien en el coro de la iglesia local (en Italia especialmente) se planteaban si “el niño les podía sacar de pobres” y tomaban la decisión por ellos. Sí. No sólo las estrellas infantiles de Hollywood han sido sobreexplotadas por sus padres.

  2. ¿Cuándo se puso de moda? 

    Pues realmente la fiebre por las voces de hombre agudas se dio especialmente hacia finales del Barroco y se extendió hasta bien entrado el Clasicismo. Finales del siglo XVII y bien entrado el siglo XVIII. Con esta escena de la película “Farinelli” de 1994 te puedes hacer una idea de cómo debió de ser la cosa. (Si te quedan dudas, quédate tranquil@ que este actor no sufrió daño alguno, sino que la película está doblada después por una mujer contralto). Sigue leyendo

Introducción a la música del Clasicismo

MÚSICA CLÁSICA

Pues nada, aquí estamos, con la música clásica (neoclásica) propiamente dicha. Nos metemos de lleno en la época de Mozart (padre e hijo, sí, sí, el padre también hizo cosas chulas), de Haydn, de Cherubini, Salieri, un par de hijos de Bach… y bueno, según algunos, Beethoven, pero realmente este último está más vinculado casi al Romanticismo que al Clasicismo, es una figura de transición.

Realmente la época de la música clásica es muy corta, y sin embargo, determinantísima para todo lo que vendría después. Si el Renacimiento fue la época de la revolución de la música, sin el Clasicismo no podríamos entender el Romanticismo, y no tendríamos la música que tenemos hoy.

Como ya sabrás, el Clasicismo (o Neoclasicismo cuando se quiere diferenciar del mundo clásico) es lo que coincide con la Ilustración. La nobleza ilustrada, el “todo para el pueblo pero sin el pueblo”, Voltaire, Rousseau, la decapitación de Luis XVI… Es la época del equilibrio, de la vuelta a la pureza del Renacimiento, a la sobriedad, al dejarse de florituras y exceso de ornamentaciones barrocas.

El Barroco y el Clasicismo comparados a través del estilo arquitectónico de dos iglesias de Zaragoza (por ejemplo). La de Santa Isabel de Portugal (barroca, izda.) y la de Monte Torrero (clásica, derecha). Se ve que una vuelve a imitar el estilo clásico, tratando de guardar las proporciones clásicas; mientras que en la barroca tienen más importancia las ornamentaciones sobre las proporciones.

El Barroco y el Clasicismo comparados a través del estilo arquitectónico de dos iglesias de Zaragoza (por ejemplo). La de Santa Isabel de Portugal (barroca, izda.) y la de Monte Torrero (clásica, derecha). Se ve que una vuelve a imitar el estilo clásico, tratando de guardar las proporciones clásicas; mientras que en la barroca tienen más importancia las ornamentaciones sobre las proporciones.

Luego veremos que el Romanticismo, al revés, es la vuelta y el redescubrimiento del Barroco. Sí, los ciclos y las vueltas al pasado no son sólo monopolio de la moda.

¿Cuáles son las características de esta época?

Sigue leyendo